Biocomercio

Apoyando los emprendimientos de biocomercio locales

    Actualmente, en la provincia de Napo, se están trabajando con cinco productos de la biodiversidad para apoyar el proceso de generación de valor agregado y facilitación de la comercialización. Todos ellos tienen un alto valor cultural, social, ambiental, y son potencialmente rentables. Los productos seleccionados son Wayusa (Ilex guayusa), palma (Aphandra natalia), orquídeas (Orchideas spp.), tikaso (Plukenetia volubilis), vainilla (Vanilla planifolia). Para dichas especies se realizó un análisis de la cadena de valor, una valoración del cumplimiento de los Principios y Criterios de Biocomercio según los términos de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo).



    Wayusa (Ilex guayusa)
    Para el caso de la guayusa se está trabajando con la Asociación de Productores Orgánicos de Guayusa “Ruku Kawsay”, la organización es parte del Pueblo Kichwa de Rukullakta (PKR) en el cantón Archidona. A través de un convenio con la MYPIMES “Yura”, están en proceso de sacar al mercado una bebida a base de guayusa con tres sabores de fruta liofilizada. El proyecto realizó un Plan de Manejo Integral de la Guayusa, les presta asesoría técnica para el manejo del cultivo, obtención de patentes de comercialización otorgadas por el Ministerio del Ambiente, registro sanitario de bebidas, y compra de insumos y materiales para la fabricación de las bebidas.

    Palma (Aphandra natalia)
    La palma es conocida en kichwa con el nombre de chili muyu, o únicamente chili, se utiliza la fibra tratada para fabricar escobas. La palma tiene una importancia ecológica ya que suele ser en algunos casos la única especie que crece dentro de pastizales, generando sombra para el ganado, económicamente también es importante ya que en la comunidad de Shalkana suele ser el único medio de ingreso de dinero para algunas familias. El proyecto está fomentando que la fabricación de escobas se haga en la propia comunidad a través de la unión y dedicación de varios pobladores de la comunidad, resaltando el valor ecológico y cultural que tiene, así mismo apoya en el análisis de la factibilidad de la generación de nuevos bioproductos.



    Orquídeas (Orchideas spp.)
    El caso de las orquídeas es un tema sensible ya que un mal manejo en su comercialización puede generar una ventana hacia la biopiratería. Por ese motivo el primer reto que se tiene es el fortalecimiento de capacidades de las mujeres de la Comunidad Kichwa “Tamia Yura” para el adecuado manejo, establecimiento y comercialización, ante ello el proyecto está en el proceso de adecuar las condiciones de un espacio físico para el establecimiento de un lugar para expender las orquídeas, y que sirva dentro de los recorridos turísticos que tiene la comunidad. También se apoyará con capacitaciones a las mujeres involucradas en el proyecto y en la compra de orquídeas con certificado de origen.

    Tikaso (Plukenetia volubilis)
    El tikaso o sacha inchi es una planta trepadora nativa de la amazonía, existen cultivos comerciales en Colombia, Perú y Ecuador. En la provincia del Napo existen tres asociaciones que están trabajando con el producto en los cantones de Archidona, Tena, en los próximos meses el cultivo se extenderá al cantón de C.J. Arosemena Tola. El proyecto trabaja directamente con la Asociación “Inti” de la parroquia de San Pablo de Ushpayaku, del cantón Archidona, sobre todo en la dotación de insumos, generación de matrices de trazabilidad, adecuación del espacio físico donde se realiza la transformación del producto. Se espera beneficiar a más de 40 productores que están actualmente cultivando el producto.

    Vainilla (Vanilla planifolia)
    La vainilla es una orquídea que crece naturalmente en las estribaciones de los ríos y esteros de la amazonía, tiene un valor potencial comercial porque es de gran aceptación por sus características de sabor, olor y aroma. El proyecto trabaja con la Asociación Kallari, del cantón Tena, que viene trabajando sobretodo la comercialización de cacao y elaboración de chocolates en barra. Sin embargo vieron en la vainilla una oportunidad de diversificar las chakras de sus asociados, generando nuevos ingresos para las familias y para la asociación. Desde el proyecto se apoyó en la elaboración de un Plan de Manejo Integral que permita obtener la patente de comercialización otorgada por el Ministerio de Ambiente, además se prevé apoyar con capacitaciones para el manejo del cultivo.