Cadenas de valor: importancia

Por las condiciones de régimen especial de la provincia de Napo, dada la fragilidad de los ecosistemas y agroecosistemas donde se desarrollan las actividades productivas (14% del territorio provincial), y a efectos de captación de mercados especiales que garanticen la sostenibilidad de la demanda en función de una oferta de calidad, se viene desarrollando todo un proceso de mejoramiento continuo de cada uno de los eslabones de las cadenas de valor, para elaborar los diferentes productos derivados del cacao, naranjilla, guayusa y otros. Este proceso es fundamental para alcanzar la certificación y cumplimiento de estándares exigidos por el mercado internacional, con el valor agregado de que nuestro productos adicionalmente están generando certificaciones como el Sello Chakra que garantiza una producción agroecológica, producida en base a saberes y tecnologías ancestrales, que garantizan de forma primaria la soberanía alimentaria de las familias, por lo que los excedentes son los que se comercializan y producen dentro de la Reserva de la Biosfera Sumaco.

En este sentido, se está fortaleciendo el proceso de la asociatividad de las familias productoras de Napo y, a través de estas asociaciones, se han implementado procesos de formación y fortalecimiento en el manejo productivo y gestión empresarial.

Además, se han reforzado los procesos de certificación orgánica, la trazabilidad, contabilidad, generación de registros sanitarios, etiquetas, capacitación de equipos técnicos, equipamientos, acuerdos comerciales, preparación de contenedores para exportación, catación de nuevos sabores de productos, entre otros.

Esto ha permitido desarrollar productos de alta calidad, gestionar volúmenes crecientes e incursionar en mercados especiales que valoran origen, calidad, trazabilidad, cultura y ambiente; obteniendo premios y reconocimientos internacionales a su calidad.

Esta incursión de los grupos familiares asociados en emprendimientos productivos sostenibles y de alta calidad, han permitido incrementar de manera importante los ingresos económicos y los medios de vida, lo que está contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los productores/as.